Monday, August 07, 2006

Un secreto bien guardado


Nadie que conozca ha resistido la tentación de googlear su nombre, el de su pareja o el de algún conocido. Confieso que la primera vez que lo hice (en realidad lo hicieron por mí) fue cuando mis colegas de la universidad buscaron fotos de mi exnovia en internet. (La susodicha confesó recientemente haberme googleado también) Como era de esperarse, no encontraron nada.

Parte de mis labores cotidianas en el trabajo consiste en googlear nombres. Esta vez no es de conocidos, parejas o personajes desconocidos, sino de diputados y gente que labora en el gobierno. La tarea es fastidiosa y desesperante. Pero es mi chamba y no me quejo.

Hace poco no resistí la tentación y me googleé. La búsqueda me indicó que existen muchos otros Villarino, en muchos otros lugares del planeta. Pero hubo un hallazgo realmente importante.

En Argentina, en el camino de los 7 lagos. A 50 Km. de San Martín de los Andes y a 65 Km. de Villa la Angostura, existe un lugar llamado Lago Villarino. La Hosteria, del mismo nombre (www.hosteriavillarino.com.ar), como todo lugar turístico parece realmente encantadora. El slogan no podría ser mejor: “En Villarino se vive, en el resto del mundo se vegeta.”

Es extraño encontrar lugares que se llamen como tú. Lo mismo debe sucederle a las Nancy que visitan una pequeña provincia francesa de la cual tengo reciente conocimiento. También la he googleado. Y ahí existen un museo de Bellas Artes (no tan Bello como el mexicano), un acuario/museo, y una plaza (como en todas las ciudades europeas) llamada Stanislas.

Por alguna extraña razón, ha surgido en mí el deseo de visitar ambos lugares. En busca de historias nuevas… o recuerdos.

5 comments:

Iván said...

Yo conozco un antro de strippers hermafroditas llamado La Villarina.

A.V. said...

Jajaja

Espero que superes pronto la confusión sobre tu sexualidad!!!

Anonymous said...

Querido Alex:

Escribes poca madre. Me gustó mucho tu post.

Como te he dicho, creo que eres muy inteligente.

Un abrazo combativo hasta el tuétano.

Sergio Méndez Silva

Sergio Méndez Silva said...

Querido Alex:

Escribes poca madre. Me gustó mucho tu post.

Como te he dicho, creo que eres muy inteligente.

Un abrazo combativo hasta el tuétano.

Sergio Méndez Silva

atzimba said...

Compartiré contigo mi experiencia sobre googlear a alguien. El preámbulo es que seguramente estoy en la crisis pre-30s y entonces he andado un poco melancólica. El asunto es que desde hace algunos meses estaba empeñada en hablar con mi primer novio (y, por ende, primer ex-novio) pero había perdido todo dato que pudiera comunicarme con él. Un día se me ocurrió googlearlo y lo que encontré fue sumamente cagado: resulta que el muchacho fue vocalista de un grupo de heavy-metal. Busqué y busqué en la página del susodicho grupo y sólo logré saber eso: que había sido su vocalista.
Como estaba decidida a encontrarlo, escribí al correo del grupo y les conté sobre mi búsqueda. Ellos confirmaron que estabamos hablando del mismo muchacho, pero que hacía dos años que no sabían nada de él. Les había pedido su teléfono, correo electrónico, cualquier cosa. Ellos, con razón, tuvieron algunas reservas y me preguntaron sobre el interés jurídico de encontrar al rock star(como seguramente tienen muchas fans locas, pensaron que yo sería otra). Después de una sesuda discusión con mis colegas de trabajo, llegamos a la conclusión que lo mejor para conseguir el correo del rock star era decirles la verdad estos buenos muchachos metaleros. Así lo hice. Al día siguiente tenía ya el correo del rock star más buscado del año. Le escribí. Me contestó. Fui feliz y se acabó el misterio y una historia que pudo ser muy romántica.

Moraleja: no sé, no hay. Jeje.